esenfrdeitjapt

Gary Pinedo Rangel


Nacido el 14 de marzo de 1966

hijo, hermano, padre, esposo y amigo


Víctima de la masacre del 16 de mayo de 1998 en Barrancabermeja, Santander
    

Su madre invadida de la tristeza infinita que reclamaba la muerte de su hijo y, al mismo tiempo, un poco enferma, muere tiempo después de la desaparición de Gary. Su padre, quien buscaba incansablemente algo de información sobre lo sucedido ese día, es asesinado en extrañas circunstancias el 26 de diciembre del año 2000. No sólo truncaron la vida y los sueños de Gary, también acabaron con la vida de sus padres y afectaron, sin reparo alguno, la integridad y la fortaleza de toda una familia. 

Testimonio de sus familiares:

En su infancia tuvimos muchas carencias, nosotros no fuimos una familia de muchas comodidades. Sin embargo, mis padres nos educaron muy bien y nos inculcaron mucho la cultura del trabajo, y por eso Gary era un hombre tan trabajador y emprendedor. Todo el mundo lo quería, tanto en su ambiente de trabajo, como en el barrio y en la familia. Como todo el mundo, Gary disfrutaba de sus ratos libres viendo películas, disfrutando el tiempo con su familia, escuchando música, le gustaba mucho el vallenato, o simplemente viendo un buen programa de televisión. Le gustaba echar chistes y “mamar gallo”, reírse de las cosas, hacer bromas, era muy alegre. Fue muy buen marido y muy buen padre, de la unión con Gloria, su esposa, resultaron sus dos hijos, Stefanie y Kevin. Su sensibilidad, carisma y alegría hicieron de él una persona apreciada por todos. Le gustaba mucho el deporte, más que todo el fútbol, y organizaba sus partidos con la gente del barrio. También le gustaba el billar, la música y la parranda. Cabe aclarar que no fue muy revolucionario, ni nada de eso, a él no le gustaban las armas.

Gloria (esposa):
“¿Qué paso?... No lo sé. No sé cómo cambió de un momento a otro nuestra vida… No sé cómo decirles a mis hijos la ausencia de su padre… No sé cómo responder a sus preguntas. Eran aún muy pequeños en aquel entonces: 10 y 6 añitos.
Mantuve lo que más pude la verdad de su ausencia, pero sus amiguitos empezaron a decirles que habían visto en las noticias que su papá estaba muerto. Así que después del 4 de junio de 1998, al escuchar un comunicado de la presidencia donde los daban por muertos, enfrenté la verdad con mis hijos y con palabras entre cortadas por el llanto escucharon: “Su papá ya no está con nosotros, pero los ama mucho, y donde está quiere que sigamos adelante los tres, unidos”.
No les era fácil comprender lo que decía. Total, así empezó un cambio radical en nuestra vida; las dificultades económicas, el cambio de colegio, los cambios psicológicos de mis hijos, sus manifestaciones de tristeza, de miedo, de angustia al pensar que al regresar del colegio yo no estuviera… fueron tiempos muy difíciles que sólo se sientes cuando los vives”.[1]  

Vivencia del hecho:
 Ese día a Gary le habían pagado plata del trabajo, así que andaba con plata encima y, además, vestido muy bien, por ser un sábado y tratarse de un día festivo. Nuestras suposiciones han llegado a creer que a él lo subieron al camión porque vieron que llevaba una buena cantidad de plata.  Por otra versión que tenemos de los hechos, suponemos que Gary venía ese día en la moto de regreso a la casa y alguno de los otros muchachos que iban en el camión, lo reconoció y dijo: “Él es Gary” y los secuestradores lo subieron al camión pensando en que podría darles información… pero realmente no lo sabemos, eso es lo que suponemos, no tenemos ninguna certeza.

 

¿Sabes dónde está Gary? Escríbenos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 


[1] Véase capítulo Gary Pinedo Rangel. (2008) Sin volver ni haberse ido. A los familiares de las víctimas luego de 10 años de dolor, espera e impunidad.

  • logo20
  • logo asfaddes




  • undp co logo50 2016


  • Javeriana